31 ene. 2007

El SIMCE: ¿Medición o evaluación del sistema educativo?

El SIMCE (Sistema de Medición de la Calidad de la Educación) de Chile, instalado en ese país a inicios de los 1990s, se convirtió en modelo y referente para la mayoria de paises latinoamericanos en este campo. Con asesoria chilena se han venido instalando los sistemas de evaluacion escolar en muchos países de la región. De ahí la importancia de conocer mejor sus pros y contras, sus avances y debilidades, reconocidas por los propios especialistas chilenos.

El artículo que incluimos abajo plantea una interesante reflexión al respecto y ha sido tomado de la página web del Observatorio Chileno de Políticas Educativas (OPECH)

Rosa Maria Torres
http://www.fronesis.org/

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

SIMCE ¿Medición o Evaluación del Sistema Educativo?

Todos los años, la prensa nacional, el Ministerio de Educación, algunos investigadores del área educativa y uno que otro representante del mundo político discute y opina sobre los resultados del SIMCE. Casi siempre, salvo honrosas excepciones, concluyen lo mismo: Los colegios municipalizados tienen menores puntajes que los particulares subvencionados, se rankean los colegios, se culpabiliza a los profesores de los resultados, y concluyen que hay que vender o traspasar los colegios al sector privado, o implementar un sistema de incentivos y sanciones, como si todo esto fuera un problema de gestión empresarial. Una primera pregunta asoma ¿por qué los profesores están ausentes de estas discusiones?, ¿será que no se les considera un actor educativo relevante?

Por cierto, lamentable es que no nos detengamos y aprovechemos este momento para discutir de una manera más abierta. ¿El SIMCE puede servir para medir la calidad de la educación en nuestro país? O más específicamente ¿ la medición de resultados de aprendizaje es igual a decir evaluación de la calidad de la educación?. Evaluar, la CALIDAD DE LA EDUCACIÓN, significa incorporar varios indicadores más, y no sólo el de logros de aprendizaje. Significa añadir, -no al SIMCE, por supuesto-, otras evaluaciones con indicadores de satisfacción de los actores educativos (estudiantes, apoderados y docentes), indicadores de equidad (capacidad del sistema educativo de entregar más a quienes más lo necesitan y reducir las brechas de desigualdad en la vida de las personas), indicadores de retención de alumnos en situación de vulnerabilidad, indicadores de calidad de la gestión de sostenedores y autoridades, etc. Sólo de esa manera podríamos hablar de evaluar la calidad de la Educación.

Otro elemento a reflexionar es: ¿por qué no incorporar áreas de la formación curricular fundamentales, que están explícitas algunas de ellas en el nuevo marco curricular implementado en la Reforma Educacional, tales como: la formación ética y ciudadana, es decir el compromiso crítico con la realidad social, el reconocimiento y adhesión a los Derechos Humanos y los valores universales, el desarrollo del pensamiento moral autónomo; el desarrollo del pensamiento como sentido crítico y reflexivo, el reconocer problemas, la creatividad, etc; o aquellas que tienen relación con la formación de la persona y su entorno como : desarrollar la autoestima, la promoción de una reflexión acerca de la trascendencia de la persona humana, la capacidad de diálogo y la participación democrática, etc.?.

Si el nuevo marco curricular busca responder preguntas tales como: ¿Qué conocimientos deben lograr los alumnos en su experiencia curricular escolar?, ¿Qué habilidades y competencias deben desarrollar?, ¿Qué actitudes y valores deben otorgarles su experiencia educativa?. Entonces, ¿por qué no medimos estos ámbitos, e insistimos sólo en el SIMCE? Ver mas sobre este tema http://www.observatorioeducacion.uchile.cl/boletin/simce.pdf

No hay comentarios.: